Soluciones Hosteleras

¿Te vas a comprar una freidora industrial? Ahí van algunos consejos.

Hoy os vamos a hablar de un elemento que no puede faltar en cualquier cocina de negocios de hostelería y restauración, las freidoras industriales. Fabricadas en acero inoxidable, hay diferentes modelos, potencias, capacidades y es importante escoger la freidora que se ajusta a tus necesidades para no gastar de más o quedarse corto en rendimiento. Como en el sector del automóvil, que todos los coches te llevan y te traen pero no todos cuestan lo mismo, con las freidoras ocurre exactamente igual, todas fríen pero cada una tiene sus peculiaridades.

Hay tres tipos de freidoras según la energía que usan: freidoras eléctricas, a gas y lo último que ha salido al mercado, de inducción.

  • Freidoras eléctricas: Este tipo de freidoras tienen unas resistencias que calientan el aceite. Son las más lentas a la hora de trabajar ya que las resistencias tardan en calentarse y por consiguiente el aceite también. Dependerá de la potencia que tenga la freidora que tardará más o menos en calentarse. Si es monofásica (220 - 230V) va conectada directamente del enchufe a la toma, no requiere de ninguna instalación y si es trifásica (380 - 400V) hay que hacer una instalación directa a la red y requiere de un electricista autorizado. Cuanta más potencia, más rápido calienta pero ten en cuenta los consumos eléctricos. Las freidoras eléctricas son las más vendidas por su fácil instalación y mantenimiento.

  • Freidoras a gas: Este tipo de freidoras funcionan con gas propano (bombona de butano) o gas natural. Normalmente los fabricantes las envían preparadas para Gas natural y traen unos "chiclés" para modificar de gas natural a propano. Este tipo de freidoras suelen requerir de un profesional autorizado para su instalación y puesta en marcha. Calientan el aceite más rápido que mediante resistencias eléctricas y el rendimiento es algo mayor. Los consumos no son tan elevados que con una eléctrica.
  • Freidoras de inducción: Este tipo de freidoras llevan poco tiempo en el mercado, funcionan como las cocinas de inducción y sus dos grandes ventajas sobre sus competidoras son que el rendimiento es mucho mayor, el aceite se calienta mucho más rápido y por tanto los consumos son mucho menores y su limpieza y mantenimiento son muy sencillos ya que las resistencias no están dentro de la cuba y tienen grifo de vaciado.

Otra variable a tener en cuenta a la hora de comprar una freidora es la capacidad; aquí hay una gran variedad, aunque las más comunes suelen ser de 3 , 5 y 8 litros y de una o dos cubas. Dependiendo del uso que le vayas a dar necesitarás una u otra. Los locales que trabajan con mucho frito suelen tener una freidora doble de 5 u 8 litros por cuba y para no mezclar sabores, en una cuba fríen el pescado y en la otra todo lo demás. Piensa cuales son tus necesidades y elige con cabeza, el aceite es un producto que sube de precio y llenar una cuba cuesta un dinero, además hay un momento en el que tienes que retirar ese aceite y poner aceite nuevo. El aceite con cada uso se degrada y pierde propiedades y hay un momento en el que puede llegar a arder. El aceite de oliva, pese a ser el más caro, es el que mejor soporta las temperaturas y los usos y se degrada más lentamente que otros aceites como el de girasol, por no hablar del sabor que aporta a los alimentos un aceite y otro.

Otro factor a tener en cuenta es el tamaño, las hay de sobre mesa o de pie. Las de sobremesa son más pequeñas y pueden ir en cualquier sitio y las de pie o con mueble son más grandes y requieren de un espacio específico dentro de la cocina. Es importante la distribución de los elementos de cocción y de frío dentro de una cocina, así es importante que la cocción este toda junta y bajo el paraguas de una campana de extracción potente y el frío, separado lo más posible de las zonas de calor, así no afectará a los rendimientos y vida útil de los frigoríficos, congeladores, mesas frías, etc.

La mayoría de freidoras actualmente disponen de termostato para regular la temperatura y temporizador para programar tiempos de fritura, algo bastante útil en cocinas muy congestionadas y con altas cargas de trabajo, ya que evita que los alimentos se quemen y que la freidora siga gastando energía. Otra cosa útil es el grifo de vaciado, si dispone de él, a la hora de limpiar la freidora, evitando posibles quemaduras y facilitando mucho la limpieza de la cuba.

Mi consejo es que compres con cabeza y no pidas a un seiscientos que vaya a 180km/h por la carretera ni pidas a un Ferrari que vaya por el monte. Piensa que si compras una freidora de menos potencia de la que necesitas, al final te va a salir cara, porque cuando llegue la hora de trabajo, la freidora no va a estar a la altura y cuando le eches en la cuba un kilo de patatas congeladas la temperatura del aceite va a caer en picado, la freidora no va a tener potencia suficiente para recuperar temperatura de forma rápida y las patatas tardarán en hacerse y te saldrán cocidas y no fritas. Vas a perder tiempo, vas a gastar más dinero en consumo eléctrico y vas a perder clientes.


Las más vendidas:

Freidoras eléctricasFreidoras a gasFreidoras de inducción
freidora electrica Buffalo L495
Freidora a gas Gastro M GL907

Freidora inducción Buffalo CP793
Freidora 2x5l. Buffalo L495Freidora 8+8l. Gastro M GL907Freidora 7,5L. Buffalo CP793


Espero que éste artículo os haya resultado útil y acertéis con vuestra compra.


…y a lo que hagas, ponle guindilla.


Deja un Comentario

Tu email no será publicado

Usamos cookies de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y obtener estadísticas anónimas. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información