Tipos de planchas de cocina

En la actualidad, uno de los elementos más usados en las cocinas profesionales son las planchas. ¿Por qué son tan populares? Las planchas son herramientas que permiten el cocinado de muchos productos y de una forma rápida.

¿Conoces todos los tipos de plancha que existen? Existen dos tipos y dentro de cada tipo existen unas variantes distintas. Tienes que saber cuales son para poder adquirir la que mejor se adapte a tu negocio y necesidades.


Podemos diferenciar tipos de plancha en dos categorías distintas: por fuente de calor o por material. Vamos a ver como cada fuente de calor y material puede afectar a su resistencia, eficiencia, etc. para que puedas conseguir la que mejor se adapta a tu negocio.

Tipos de planchas por fuente de calor

Planchas a gas

Este primer tipo de planchas de cocina presentan una mayor potencia y, de hecho, alcanza una temperatura mayor con un menor consumo. El problema es que estas deben ser instaladas por un profesional autorizado, además de no ser portátiles.

Las planchas de cocina a gas se utilizan de la misma forma que cualquier sartén sobre el fuego, siendo en este caso la ventaja que la llama no queda expuesta, mientras que, al tratarse de una plancha eléctrica, basta con girar la perilla para comenzar a cocinar en tan solo unos minutos.

Planchas Eléctricas

Estas planchas utilizan la energía eléctrica, son monofásicas y portátiles, lo que resulta ser muy útil. Perfectas para espacios que no poseen circuitos de gas, o donde no se puede realizar una instalación.

Dichas planchas poseen un termostato, que se usa para graduar la temperatura, así como patas que, por lo general, cuentan con una base antideslizante para separar el calor de la mesa o la encimera donde la pongas.

Tipos de planchas de cocina por material

De acero laminado o corregido

Dicho material es de los más usados debido a su precio, calidad y resistencia. Hace posible cocinar a diferentes temperaturas en zonas espaciadas, lo cual es muy útil para cocinar diferentes alimentos al mismo tiempo, y es recomendable para pequeños restaurantes o bares.

Uno de sus inconvenientes es que se oxida, por lo que después de usarla hay que aplicar hielo (mientras está caliente) para poder retirarle la grasa, limpiarla bien con desengrasante, y secarla correctamente con el fin de no dejar rastro de humedad en la placa. Para esto, podría colocarse al fuego un minuto después de limpiarla.

De acero rectificado

Este material es un tipo de acero con un proceso de fabricación diferente al anterior. La temperatura de estas placas se mantiene uniforme mientras que se ajusta gracias a un quemador. Su inercia térmica es mejor debido al mayor espesor de la placa y, cuando se encuentra caliente, la placa no requiere de mucha potencia.

El inconveniente de este tipo de planchas de cocina es el mismo que la de acero laminado o corregido, por lo que el proceso de limpieza será similar al anterior. Además, siendo su placa más gruesa, tarda más en calentar.

De acero duro cromado o cromo duro

Este tipo de plancha de cocina posee una placa con una gran inercia térmica, además de contar con un espesor pulido y recubierto con cromo duro, el cual alarga su durabilidad con respecto a su antiadherencia.

Su inercia térmica es extraordinaria, pero tarda más tiempo en calentar y no permite zonas cálidas. Si la placa es limpiada de forma correcta con hielo o agua fría, puede estar en perfectas condiciones aún 10 años después de su salida de fábrica.

Aunque no soporta los golpes, es bastante resistente a la abrasión y arañazos producidos por los utensilios como espátulas. Además, está fabricada con material inoxidable, el cual es antiadherente, cómodo y resistente.

De acero laminado esmaltado

Los tipos de planchas de cocina con este material, tienen un esmalte de porcelana que sirve para prevenir la oxidación de la placa.

Esta hace posible trabajar a diferentes temperaturas; sin embargo, no se deben realizar cambios bruscos con ella. Por otro lado, tampoco es aconsejable limpiarse con hielo o agua fría ya que podría dañar la placa y levantar el esmalte.

De acero inoxidable

Las de este material poseen menos inercia térmica, y por ende son pésimas tanto a nivel de jugosidad, como de tiempo y dinero. El único punto positivo es que no se oxida, pero, en este caso, puedes adquirir una plancha de cromo duro.

De acero pavonado

El acero de este tipo consiste en una chapa laminada en frío que ha sido sometida a un procedimiento de oxidación, todo con el fin de obtener una capa superficial de magnetita de espesor bastante reducido.

Las chapas de acero pavonado son perfectas contra la corrosión y su superficie se caracteriza por su limpieza. Su único problema sería que son propensas a rayarse y que la grasa ingrese en las ralladuras.

Conclusión

Ahora que ya conoces todos los tipos de planchas de cocina profesionales que se pueden conseguir solo queda que te decidas por la que mejor se adapta a ti. Como siempre en Soluciones Hosteleras estamos a tu disposición si tienes dudas para poder aconsejarte de la mano de nuestro equipo.


No se encontraron resultados.


Deja un Comentario

Tu email no será publicado

Instale nuestro sitio web en su ordenador:
X
1
×
Hola,
Trabajamos de 10 a 18 horas. ¿En qué podemos ayudarte?